Institucional

La congregación de los Misioneros Siervos de los Pobres, fundada por el Beato P. Giacomo Cusmano e aprobado por la iglesia con decreto pontificio, el 10 de julio 1960, reúne a los bautizados que quieren donarse a Dios siguiendo Cristo mediante la práctica de los consejos evangélicos, con el espíritu del Fundador. El quiso que todos participaran de la caridad con que Cristo ama al padre y redime a los hombres, haciendo florecer la fe en el pueblo cristiano con el ejercicio de la caridad, haciéndolos hermanos para ganarlos a Dios. El medio sugerido a él por el espíritu fue el “bocado”, che vino de la idea de la santísima eucaristía, “sacramento del amor divino”.